Una Guía Para La Organización Híbrida Para La Transformación Digital

Una guía para la organización híbrida para la transformación digital


¿Alguna vez has estado en una orquesta sinfónica y te has maravillado de la gran armonía entre sus miembros? Además, ¿has notado cómo el director marca el tono y dirige toda la interpretación, pero cada sección de instrumento refina su propia parte y aporta su propio sonido único a la música? Para ser justos, los grandes programas de transformación digital tienen características similares. Buscan un delicado equilibrio entre control centralizado y eficiencia descentralizada. Cuando una función central sienta las bases, los equipos enérgicos y multifuncionales crean la magia. Y si bien la orquesta tiene el lujo de sentarse en el mismo escenario y buscar orientación o apoyo mutuo en el director, ¡los recursos de una organización híbrida no lo tienen!

Echemos un vistazo más profundo a cómo funciona la transformación digital en organizaciones híbridas, ¿de acuerdo?

Su función central es la de columna vertebral digital de la organización, definiendo su mapa de éxito. Piense en ellos como directores, análogos a una orquesta. Sus principales responsabilidades incluyen:

Planificación estratégica: Así como Spotify no lanzaría una plataforma de música clásica sin comprender el mercado, el equipo central define una estrategia digital clara alineada con objetivos comerciales a largo plazo.
Asignación de presupuesto: Imagine al director distribuyendo partituras (recursos) a cada sección de instrumentos (grupos descentralizados). Asimismo, la función central distribuye eficazmente los fondos entre diversas iniciativas digitales, teniendo en cuenta los objetivos estratégicos más amplios.
Gestión y Estándares: Cada orquesta debe tocar en el mismo tono. En una organización, hacerlo es trabajo de un equipo central, que desarrolla marcos para la seguridad de la información, la adopción de tecnología y la gestión del cambio, garantizando que todos sigan las mismas reglas.
Monitoreo de procesos; Monitorear el tiempo y la corrección/mejora del rumbo según sea necesario. Eso es lo que busca el equipo central. ¿Su varita mágica? Indicadores clave de rendimiento (KPI) para medir la eficacia del esfuerzo de cambio.

Los módulos descentralizados, como las secciones de instrumentos de una orquesta, ponen la eficiencia y la propiedad en primer plano. Estas unidades autónomas, que normalmente incluyen gerentes de producto, líderes empresariales, especialistas en marketing, líderes tecnológicos y personal de operaciones y éxito del cliente, son las maestras a la hora de hacer realidad el cambio.

He aquí cómo superarlos:

Enfoque láser en la ejecución de la estrategia Cada grupo posee una iniciativa digital específica o componentes específicos, lo que traduce la visión central en productos, servicios y experiencias concretos. Imagínese la parte del violín ensayando atentamente su parte de la sinfonía, a pesar de que la parte de la batería está tocando la batería. Juego de palabras intencionado
Piensa rápido y actúa rápido: Al igual que el rígido rendimiento clásico, el mundo digital exige flexibilidad. Los pods pueden probar, iterar y ajustar rápidamente sus soluciones en función de los comentarios de los usuarios y las tendencias del mercado. Imagínese permitir que el director aventurero experimente con un nuevo método de inclinación para lograr el tono deseado en la parte del violín.
poseer los resultados; Cada grupo es responsable del éxito o fracaso de una iniciativa digital. Esto desarrolla un sentido de propiedad y resultados, del mismo modo que cada parte de una orquesta se esfuerza por ofrecer una interpretación impecable.

Esto no es una tarea fácil. Dirigir varios grupos, a menudo repartidos en diferentes zonas horarias, requiere mucho esfuerzo para evitar que la música se rompa.

Tres factores críticos, para ser más precisos.

1. La comunicación eficaz es el pegamento que mantiene unidas las estructuras compuestas.

Sincronización estándar: Las reuniones frecuentes entre el centro central y los líderes del grupo fomentan la alineación y los obstáculos. Considere realizar ejercicios en clase para asegurarse de que todos estén en sintonía.
Comunicación clara; Los mensajes claros y coherentes sobre los objetivos, el progreso y los desafíos mantienen a todos informados, del mismo modo que un director de orquesta es consciente de los tiempos y la dinámica generales.
El intercambio de conocimientos: Las herramientas de colaboración como Slack o los wikis internos facilitan el intercambio de conocimientos, el intercambio de mejores prácticas y el aprendizaje entre módulos. Imagine una sección de violín que comparte su técnica de arco con una sección de violonchelo, lo que genera un sonido general más rico.

2. Un equipo se construye a través del talento continuo.

Líderes emergentes: Dotar a los líderes de las habilidades para navegar las complejidades de la transformación digital. Imagine que el líder no sólo debe dirigir sino también entender la teoría musical y las diferencias de cada instrumento.
Alfabetización en datos; Capacite a todos los equipos para comprender los datos, analizarlos y tomar decisiones informadas. Esto es similar a que cada músico pueda leer partituras.
Formación en métodos Agile; Equipe a los miembros del grupo con prácticas ágiles como Scrum para fomentar una cultura de mejora continua. Considere que la orquesta puede adaptarse a cambios menores a mitad de la actuación.

3. Los equipos más fuertes suelen ser fácilmente gestionados y liderados con firmeza.

Grupos alentadores: Dar a los cereales (e incluso a los individuos) la autonomía y los recursos que necesitan para tratar de apropiarse a menudo conduce a la innovación y la apropiación.
Compartir el éxito (y el fracaso): Establezca métricas para medir el rendimiento del pod en función del impacto y la no-impacto. Ése es quizás el motivador más fuerte para que un grupo dividido se una.

Falta de comunicación: Los silos entre equipos centralizados y descentralizados pueden causar desalineación y obstaculizar el progreso.
Impotencia Los pods inadecuados o microgestionados pueden sofocar la creatividad y la propiedad dentro de los equipos.
Control central inmutable; Una estructura central demasiado rígida puede obstaculizar la agilidad necesaria para responder a los cambios del mercado.

Al adoptar un enfoque híbrido que aproveche las fortalezas de la centralización y la descentralización, las organizaciones pueden desbloquear todo el potencial de la transformación digital. Al centrarse en las relaciones y fomentar un ecosistema de talento y colaboración, las empresas pueden navegar en el panorama digital con eficiencia y propiedad y, en última instancia, lograr el éxito.

Y una vez completado con éxito, ¡no faltarán solicitudes!

Nota: Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor, no las del GoogleSeo.